tiempo

Esta etiqueta está asociada a 4 entradas

que no falte

Yo digo que se llama María. No le hice una foto pero salí a observarla cuando se iba, después de que le dijeran que Ana y Concha viven, en realidad, en la calle de al lado.

María llegó a la puerta y miró para adentro. Me preguntó si conocía a Ana. Giré para mirar a la persona que preguntaba por Ana: gafas lilas, pantalones de chándal morados, camiseta con flores turquesas y violetas… Sí, puede ser verdad que se llama María; de muy pequeña alguna vecina le decía Mariquilla, y a ella no le gustaba. Ahora, cuando va al médico, le dicen señora María. Y tampoco le gusta.

María venía buscando a Ana, que tiene una hermana que se llama Concha.

Son grandes mujeres, muy inteligentes -eso les dice a otras dos vecinas, después de preguntarles si han visto a las hermanas últimamente, si saben cuál es su terraza-.

Hace tiempo que no vengo, hace tiempo que no las veo. El otro día me dijeron algo de Ana; yo no oigo muy bien, ¿sabes? pero me pareció escuchar “que Ana falta, que Ana falta” -la miro y sé que no recuerda muy bien quién le dijo eso, si le pasó o lo soñó-, así que vengo a ver cómo está Ana, si es que no falta.

 

mirando al mar.jpg

Anuncios

anticipo

el juego será fácil
un número
un recuerdo
un atentado

mañana

mañana

10 de mayo

querida Diaria,

en realidad, hoy escribo a ciegas. Y sin papel ni lápiz. No dejo de pensar en la de cosas que tengo que contarte, pero no puedo distraerme ni un segundo. Hace días que mamá no aparece. No me preocupa cuidar de Martina. Me preocupa no poder salir a buscarla. ¿y si no puedo volver? Ya salimos ayer, y otro día la semana pasada, a ver si encontrábamos algo de comida. Martina trata de no parecer asustada, pero aprieta tanto la peonza en su mano arañada que se hace daño. Yo creo que no quiere llorar para que sigamos buscando, porque en realidad tiene mucha hambre, pero en la mitad de cada mejilla lleva una línea de lágrimas que van cayendo sin pararse. Nunca. Hasta que volvemos y se sienta otra vez bajo la mesa.

Diaria… estaría muy bien al menos encontrar algo más de papel, o unas tizas, o un lápiz. Así podría contártelo todo. Lo haré en cuanto pueda.

 

Mientras tanto, espero que te llegue este abrazo que te envío.

Y besos.

 

Lucho

mueven

el sol entra

va dejando su rastro de

no lo voy a decir

dilo tú

al fin y al cabo

todas las ventanas se mueven

incluso las que no están