Archivos para

aquíllálláquí

entre allá

salir a la calle cada día ...

y aquí

mmm sinpalabras

hay una distancia que anda rondando las cinco cifras

(desde hace como un minuto, hasta antes de eso se parecía bastante a 12.000 km, no sé a cuál de mis yos responsabilizar del robo de más de 2.500, podrían haber sido pesos, euros, dólares, cosa mucho más útil que ir derrochando centímetros a millones)

parada no me hallo

ni mucho ni poco

lo mío son las grandes apuestas

algo como

aprendamos a ser turistas de la ciudad propia

como si la ciudad // como si los turistas // no, no,

pará // no es momento de divagar // no

vamos a definir cuál es la ciudad propia // no

vamos a decidir qué quién es turista dónde

quieta no sirve, no, parada, parada de pie, parada sentada –sirve mezclar idiomas, sí, eso tendrá que servir, aunque esto no se convierta en la mirada de– parada, sin avanzar, sin moverme, sin intentarlo, con parálisis, con el listón tan alto que

entre allá

casa (der)ribándose

y aquí

(der)ribo de panadería(der)ribando pan(der)ribando el pan(der)ribando el pan

reencuentros

hoy lo conseguí

subí, miré, escribí, miré, escuché, cambié la mirada, trepé, me senté, seguí escribiendo

no hice la foto porque

por lo que sea, porque la cámara, porque las ganas, porque la hice pero no te lo cuento

pero si la hubiese hecho no la mostraría,

ni ésa ni la del mapa

cualquier vecino avezado sabría dónde estaba, me ubicaría, seguiría leyendo porque se sabe vecino. Vecino mío o del personaje, qué más da. No quiero que el vecino listo sepa aún quién escribe. Ni situar al personaje. También podría decir personaja. A veces lo hago.

Hoy lo conseguí. Ahora vuelvo a dudar si lo estoy consiguiendo.

Había patios. Y por supuesto ropa tendida. Y vértigo, sobraba sombra y el sol se había ido antes de que llegara. Estaba en el borde donde el vértigo, así que decidí no arriesgarme a caer al patio -la vecina dejó escrito hace un par de días que por favor dejasen de tirar cosas a su patio, sobre todo si había ropa tendida. Ni quise saber si había ropa tendida, el vértigo era más grande-.

Ahora que intento terminar de conseguirlo encuentro una forma posible del descenso