diarios

las diarias

leo el diario de otra y me entran unas ganas infinitas de hacer eso,

de abrir,

de jugar al aquí ahora esto

al aquí ahora lo que salga

porque eso es lo que se hace en un diario -con un diario- aunque luego puedan arrancarse páginas, sobre escribir, comentar al margen, en otro color, con otra fecha, en rojo y entre exclamaciones para las cagadas grandes, rollo ¡¡pero si ya lo sabíamos!!

leo el diario de otra y me entran unas ganas infinitas de tener un diario,

ja, como si no tuviera uno nuevo desde -aprox- el uno de enero -como corresponde-

leo el diario de otra y me entran unas ganas infinitas de escribir, aquí, una entrada que sea como la hoja de un diario. que sea como ese micro espacio en el que no puedes mentir, porque luego le pones un candado y no lo lee nadie más.

y me doy cuenta de que es un día estupendo para contar lo que hice. pasé por delante de mi cole. un par de veces, tal vez tres; tal vez tres andando y dos en bici. tiene rejas más altas. sé que tiene rejas más altas porque hay un trozo que separa lo que había antes de una ampliación, casi un metro más. pero en realidad si la miro no me parece una reja tan alta. la calle que lleva a la avenida, por la que iba todos los días con la abuela a esperar a mamá me parece una calleja medio estrecha; nunca me pareció una avenida tampoco -más que nada porque es un pedazo peatonal-, pero nunca sentí que aquel recorrido fuera estrecho. [esto, en realidad, me lo invento, porque cuando era chica y llegamos al pueblo de mi familia, mi tía -que hacía años que no iba- decía todo el tiempo que todo era mucho más pequeño de lo que recordaba; y a todo el mundo le hacía mucha gracia]

se ve que estuve entretenida con otras cosas -con una valla nueva que separa el pequeño patio techado de la parte de atrás por donde entraban los profes; con la cantidad de plantas que crecen espontáneamente en el trozo que tenía árboles y tierra; con la altura nueva de las vallas- porque no me acordé del día en que rompí un diario entero, en el baño del patio. ese al que se entraba por al lado de la fuente.

Anuncios

Comentarios

Aún no hay comentarios.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: