cuentos mini

cosas (más) pequeñas

A pocos centímetros de averiguarlo, las ganas de gritar quién soy crecen. Me calma el segundero girando en la pared amarilla.

Sé cosas que puedo ser: mamá, tiempo, bruja, , miedo, terapia. Cuando leen bruja se ríen. Ella se muerde un labio. Él se aferra al bolsillo de atrás. Es distinto si leen mañana, café, zapatillas. Parecido si tocan noche, desnudo, secreto.

Confío en Sobrino para que me descubra. Viene a merendar, despega un puñado y las esparce sobre la mesa. Las que puede leer, pasan a un montoncito.

Sobrino se acerca, saca un flan. Cuando cierra la puerta me ve. Aislada, sin verso. Me recorre.

– ¡Tío, ven! ¿Cómo se lee esto?

– ¿Qué letras hay?

– Hay una pe… una u…

Me desnuda, me mira de derecha a izquierda, se acerca a mi centro, sus ojos brillan, me reflejo.

– Después una ele… Tío, ¿cómo es?

– ¡¡PULGA!!


Anuncios

Comentarios

Aún no hay comentarios.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: