diario de azoteas, diario de azoteas, diarios, principios

reencuentros

hoy lo conseguí

subí, miré, escribí, miré, escuché, cambié la mirada, trepé, me senté, seguí escribiendo

no hice la foto porque

por lo que sea, porque la cámara, porque las ganas, porque la hice pero no te lo cuento

pero si la hubiese hecho no la mostraría,

ni ésa ni la del mapa

cualquier vecino avezado sabría dónde estaba, me ubicaría, seguiría leyendo porque se sabe vecino. Vecino mío o del personaje, qué más da. No quiero que el vecino listo sepa aún quién escribe. Ni situar al personaje. También podría decir personaja. A veces lo hago.

Hoy lo conseguí. Ahora vuelvo a dudar si lo estoy consiguiendo.

Había patios. Y por supuesto ropa tendida. Y vértigo, sobraba sombra y el sol se había ido antes de que llegara. Estaba en el borde donde el vértigo, así que decidí no arriesgarme a caer al patio -la vecina dejó escrito hace un par de días que por favor dejasen de tirar cosas a su patio, sobre todo si había ropa tendida. Ni quise saber si había ropa tendida, el vértigo era más grande-.

Ahora que intento terminar de conseguirlo encuentro una forma posible del descenso

Anuncios

Comentarios

Aún no hay comentarios.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: